¿Sabías que los aviones están preparados para turbulencias y para soportar rayos sin ninguna consecuencia?  Si impactase un rayo lo único que notaríamos es un flash brillante, ya que están preparados para que se direccione alrededor del exterior del avión, tal como sucede en los coches.

¿Sabías que es prácticamente imposible que el motor del avión se descomponga? Sus componentes son testados hasta su destrucción. Los motores son reemplazados con sólo el 10% de su vida útil completada para garantizar la seguridad.

En el 2015, sólo 1 vuelo de cada 3,1 millones de vuelos registró un accidente importante, y es que, aunque a priori no lo parezca, el avión es el medio de transporte más seguro, con menos accidentes y menos víctimas mortales.

La IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo), instrumento para la cooperación entre aerolíneas, promueve la seguridad, fiabilidad, confianza y economía en el transporte aéreo. Representa a 262 aerolíneas que se traducen en más del 94% de la oferta internacional regular de pasaje lo que equivale entorno al 85% del total mundial.

¿Sabías que el año pasado, las aerolíneas con certificación IOSA (Auditoría de Seguridad Operacional de la IATA) tuvieron un tercio menos de accidentes, que las aerolíneas que no cuentan con esa acreditación? Para los miembros de la IATA, la certificación IOSA es un imprescindible, con un periodo de validez de 2 años, para garantizar la exigencia de las normativas aéreas.

El miedo a volar, casi siempre es por falta de información. Generalmente no cogemos con tanta asiduidad un avión como un coche, que se hace un medio de transporte más habitual por lo que tendemos a perderle el miedo. De cada accidente de coche no se hace eco, al contrario de si sucede con un avión.

Si no estamos acostumbrados a volar, es normal que la nueva sensación cause nervios, pero hemos de pensar en la realidad. Su vuelo es seguido desde tierra y controlado por un equipo de profesionales que velan por su seguridad. La tripulación está compuesta por personas cualificadas y altamente especializadas sometidas a frecuentes controles. En los aviones no se deja nada al azar, cumplen estrictas normativas de calidad para realizar su viaje con máxima seguridad.

 

Obtén tu título oficial de TCP en Ábaco y tendrás muchas opciones de trabajar como Azafata de Vuelo o Tripulante de Cabina de Pasajeros, como ya lo hacen muchos de nuestros alumnos, en compañías aéreas nacionales o internacionales.